Queremos referirnos con esta definición a una serie de terapias que nos enseñan estrategias para cambiar nuestra conducta con el fin de conseguir un objetivo a largo plazo. En toda la larga serie de actividades mentales que pasan por nuestra mente a lo largo de un día, somos conscientes de aprox. un 10 % de ellas, el resto simplemente se configuran en nuestro cerebro sin pasar a nuestra parte cognoscitiva, bien, pues el autocontrol convierte a estos procesos encubiertos e informales en procesos conscientes y manifiestos, centrándose en el cambio del ambiente natural de la persona.

Una persona con autocontrol demuestra tener una demora en la gratificación considerable, una resistencia a la tentación y una persistencia frente a la adversidad, es decir con el pensamiento claro de que tiene que superar pequeños o grandes obstáculos para conseguir lo que se proponen, se centran en el objetivo a largo plazo sobreponiéndose a los castigos o recompensas inmediatos. Hasta aquí la teoría de lo que es el autocontrol, pero como se consigue, porque a todos nos gustaría conseguir cierta dosis.

Un factor muy a tener en cuenta es la experiencia, los individuos desarrollan un grado de expectativa en base a experiencias previas en ese mismo campo, generalizándose de ahí a otras materias de similares características. F. Kanfer es uno de los autores que más ha trabajado en este campo, lo argumenta en términos de estrategias que emplea una persona para modificar una posible respuesta oponiéndose a las influencias externas predominantes, es decir influencias del entorno más inmediato que te rodea.

 

Una de las primeras tareas para conseguir cierto dominio de autocontrol es la de conceder importancia a la realización de un registro claro, preciso e inmediato de los problemas en su conducta, sustituyendo el dialogo interno vago y general por expresiones claras y concretas fácilmente observables. El ser consciente de esto, de los errores cometidos, ya en si es terapéutico y no es suficiente para completar la terapia, pero es un primer paso, dando razón al dicho: el movimiento se demuestra andando.