Manifiesto del Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha con motivo del Día Mundial de la Salud Mental 2020

9 octubre, 2020 por Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha

Hace casi 30 años que la Federación Mundial de Salud Mental declaró el primer Día Mundial de la Salud Mental.

La salud mental es una de las áreas más desatendidas de la salud pública. Cerca de 1000 millones de personas viven con un trastorno mental, 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo de alcohol y una persona se suicida cada 40 segundos. Y ahora, miles de millones de personas de todo el mundo se han visto afectadas por la pandemia de COVID-19, que está teniendo repercusiones adicionales en la salud psicológica de las personas.

El Día Mundial de la Salud Mental de este año se celebra en un momento en que nuestras vidas cotidianas se han visto considerablemente alteradas como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Los últimos meses han traído muchos retos: para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de contagiarse de la COVID-19; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro; para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes.

A medida que la pandemia sigue presente en nuestras vidas, los expertos hablan, cada vez con más hincapié, en la pandemia de la salud mental que generará el confinamiento y esta crisis de salud pública. Los efectos psicológicos, sociales y neurocientíficos del Covid-19 están siendo explorados en las diferentes partes del mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, que ha prestado atención a este problema desde el comienzo de la pandemia, en términos de salud mental pública, el principal impacto psicológico hasta la fecha es una alta tasa de estrés o ansiedad.

El estrés y la ansiedad van naturalmente ligados a la amenaza de la pandemia, pero las medidas introducidas por los gobiernos en multitud de países, como confinamientos, cierres de escuelas o cuarentenas, agravan la presión psicológica en tal grado que, según la OMS, se espera que aumenten los niveles de soledad, depresión, uso dañino de alcohol y drogas, y la autolesión o el comportamiento suicida.

Ante todo lo expuesto anteriormente, se hace patente la necesidad de actuar en relación con la salud mental, ya que una adecuada salud psicológica es fundamental para el buen funcionamiento de la sociedad, incluso en las mejores circunstancias, y debe ocupar un lugar prominente en las medidas de los países de respuesta a la pandemia de COVID-19 y de recuperación posterior.

Por ello, el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha insta a las administraciones competentes en la materia, a aumentar el esfuerzo y las inversiones encaminadas a reforzar los Servicios de Salud Mental, considerándolos como esenciales, reforzando las plantillas de profesionales de Psicología, especialmente en Atención Primaria, y dándole a la salud mental la importancia que se merece, dentro del Sistema Nacional de Salud.

Desde el COPCLM te recomendamos que cuides tu salud psicológica.