• Si intentas evitar pensar en un elefante rosa flotando, serás un buen candidato para describirlo. Me produzco ansiedad por miedo a la ansiedad, me produzco fatiga por miedo al cansancio, es como cuando vas en bicicleta e intentas evitar un charco, tu mente hace que pases por encima, porque la mente nos juega estas pasadas?
  • Un buen ejemplo es la hipocondría, en donde se produce el circulo vicioso de los ataques de ansiedad, las personas que tienen miedo a que el corazón les vaya muy deprisa,  el miedo a que aumente hace que el corazón les vaya más deprisa, es un miedo paroxístico
  • Las salas de urgencias de los hospitales reciben a diario muchos casos de ataques de pánico, en caso de dolor torácico su protocolo consiste en un electrocardiograma, cuando se comprueba que es normal, se le administra al paciente un tranquilizante, la seguridad que nos da el médico de que no nos pasa nada, hace que el ataque remita por si solo
  • El problema reside en que la persona puede coger miedo a que esto se repita, quedando atrapada en un círculo del miedo e inconscientemente todos los días al levantarse estará super-atenta a sus funciones corporales y al menor síntoma o alteración se desencadenará otro ataque de ansiedad
  • A partir de ahí, el siguiente paso será evitar lugares donde se pone nervioso o donde no se le podría atender en condiciones en el caso de que le diera un ataque. La evitación aumenta el problema, haciéndolo más real.
  • Este tipo de problema se ve más acentuado cuando se viven tiempos complicados, como los actuales con el COVID 19, en los que se ven reducidos la interacción social, se ven reducidas nuestra forma de disfrutar lo que la vida nos da, esto unido a la poca capacidad de sufrimiento que nos permitía nuestro anterior bienestar y al deseo de hacer un poco lo que nos da la gana, hace que nos sintamos como despersonalizados de este mundo, con ganas de que pase todo esto y volver a tener lo que teníamos.
  • Ante esto la actitud de la psicología cognitiva se resume en una frase de no recuerdo quien: “no hay que esperar a que pase la tormenta, hay que aprender a bailar bajo la lluvia”, con poco que sepas bailar, con poco que puedas hacer será suficiente, ten en cuenta que lo importante no es lo que hagas, sino la actitud que tomes.